top of page

CUATRO PASOS

Los Cuatro Pasos del Perdón Radical son la herramienta más rápida y sencilla que nos saca del "mundo de las víctimas". Cuando pasa algo malo usamos este método para no sumergirnos en el drama y recordarnos que puede existir "otra verdad". Te recomiendo tener Cuatro Pasos siempre contigo y utilizarlos cuando alguna situación te quita el equilibrio y la paz interna.

1. "VEO LO QUE YO CREÉ"

Este paso nos recuerda que nosotros creamos nuestra propia realidad. No te sientas culpable por lo que está pasando, asume la responsabilidad, pero hazlo sin juzgar ni criticar. En la vida tendemos a juzgarnos a nosotros mismos, muchas veces usamos los pensamientos como una forma de castigarnos. Decimos: "Mira lo que he creado. ¡Esto es terrible, debo ser una persona terrible, esto es un fracaso!". No caigas en esta trampa y acepta la realidad.

 

2. "VEO MIS JUICIOS Y ME AMO POR ELLOS"

Este paso nos permite darnos cuenta de que, como seres humanos, automáticamente asignamos un montón de prejuicios, interpretaciones, preguntas y creencias a lo que está sucediendo. Nuestro deber es aceptar las imperfecciones de nuestra naturaleza humana y amarnos a nosotros mismos por hacer esos juicios; incluso por aquellos que nos hacen pensar que debemos ser malvados y espiritualmente débiles si creamos tal realidad. Nuestros juicios son parte de nosotros mismos,  por lo que debemos amarlos como nos amamos a nosotros mismos; de esta forma lograremos conectarnos con lo que realmente está pasando en nuestro cuerpo y mente.

 

3. "ESTOY LISTO PARA VER LA PERFECCIÓN EN LA SITUACIÓN O EN EL PROBLEMA"

La voluntad expresa la esencia de todo proceso de perdón. Esto se puede comparar con comprometernos con un plan divino y estar dispuestos a amarnos a nosotros mismos por no ver ese plan.

 

4. "ELIJO LA PAZ"

Este paso es consecuencia de todos los anteriores. Al aceptar que la voluntad de Dios, el Universo, la Divinidad o el Cosmos (o como lo quieras llamar) se revela a través de esta situación y que lo que parece estar sucediendo puede ser mal interpretado, elegimos sentirnos tranquilos y usar el poder de la calma, sin importar la tarea que tengamos que realizar. Somos plenamente conscientes de nuestros sentimientos y estamos listos para hacer lo que estemos destinados a hacer.

bottom of page