top of page

5 ETAPAS DEL PERDÓN RADICAL

Una mujer caminando por un puente

1. Cuenta tu versión de la historia

 

Conseguir que alguien escuche tu historia es la primera y básica condición para deshacerse del problema. Esta es la primera condición para estar libre de sufrimiento o problema. Tu historia se puede contar con palabras llenas de acusaciones, dolor y culpa. Es tu historia.

 

2. Expresa tus sentimientos

 

Este es un paso muy importante porque el verdadero poder está en nuestra capacidad de sentir. Sólo al permitirnos acceder a nuestro propio dolor, podemos comenzar el proceso de sanación emocional. Al reprimir las emociones que consideramos negativas, impedimos que se expresen en una atmósfera libre, de aceptación y sin juicio. Por lo tanto, Tipping enfatiza que para completar el proceso, es necesario crear un espacio para la libre y plena expresión de todos los sentimientos relacionados con la situación discutida. Así, muy rápidamente recuperamos la paz, la alegría y el sentido de gratitud.

3. Rechaza la interpretación anterior.

Es hora de observar cómo se formaron las creencias existentes sobre el origen y las causas del dolor. Generalmente se trata de que la víctima se dé cuenta que su historia es solo una pequeña parte de todo o que no está completa. En esta etapa suelen descubrirse referencias a la infancia y a la relación con los padres, prejuicios que recreamos en la vida adulta, buscando inconscientemente el daño, el rechazo o el sufrimiento en las relaciones amorosas y de amistad.  Ahora podemos abandonar esta vulnerabilidad infantil, basta con mirar el mundo desde la perspectiva de un adulto y enfrentar que la verdad de que lo que sucedió (o no sucedió) es diferente a nuestras interpretaciones. Es sorprendente cuántas de nuestras historias no tienen sentido cuando las miramos desde una nueva perspectiva.

 

4.  Aprueba una nueva perspectiva.

 

Según el concepto del Perdón Radical, necesitábamos el sufrimiento y de hecho lo buscábamos para desarrollarnos, para comprendernos a nosotros mismos o al mundo, para encontrar más amor dentro de nosotros mismos. Si alguien no puede ver el daño que le ha ocurrido como un beneficio personal, al menos puede tratar de considerar su sufrimiento como un regalo. En ese sentido, la situación es perfecta, a veces podemos notar de inmediato este regalo y aprender de él, sin embargo, tenemos que renunciar la necesidad de comprenderlo todo.

 

5. Acepta el cambio

 

Una vez que nos permitimos ver la perfección de la situación, debemos aceptar este cambio.

La etapa final es el perdón mismo y la introducción de una nueva perspectiva en todos los niveles de nuestra existencia: en el ámbito físico, mental, emocional y espiritual, para que se convierta en una parte integral de nosotros mismos.

bottom of page